Skip to content

Posicionamiento en Google Play

Naturalmente, como era de esperarse, el propio desenvolvimiento de la plataforma Google Play trajo consigo la idea de que las Aplicaciones móviles se pueden posicionar: el objetivo es, naturalmente, producir un efecto tal que una determinada aplicación se vuelva relevante para la búsqueda interna del propio Google Play o bien, desde fuera.

¿Cómo es posible posicionar una Aplicación Móvil en el Mercado de Android?
Pues en principio cabe una serie de respuestas que podemos tomar prestadas de los criterios del posicionamiento tradicional: altísima calidad del contenido -en el contexto de las Aplicaciones móviles, se traduce en un nivel muy fino y pulido de la programación, comunicación, etc-.

Según este criterio, es decir, si tenemos una excelentísima aplicación, el posicionamiento resultará probablemente por sí mismo -muchos de los casos de aplicaciones exitosas no requieren posicionamiento por esta razón-. Pero, vamos!, que el posicionamiento, originalmente, ha surgido como un “mecanismo de garage” para subir posiciones sin ser una marca como Instagram.

El posicionamiento en sí, fue y seguirá siendo (no sabemos por cuánto tiempo) un navegar a tientas; de modo que lo más conveniente es pensar el contenido como una hoja de dos caras: una de ellas será leída por un robot, la otra, por un humano. Ninguno de los dos está por encima del otro de modo que podemos hacer una lista donde figuren los elementos que deberán atenderse para “forzar” el asenso de una aplicación Android:

  • Página en Google Play: Datos y Metadatos: etiquetas, títulos, nombres, descripciones, relevancia relativa de las posiciones donde cada elemento aparece.
  • El site del Desarrollador: el mismo criterio del posicionamiento tradicional. Es un landing page que tomará la relevancia y autoridad del dominio de Google Play.
  • Links externos: desde espacios de alta relevancia

Para posicionar una aplicación Android en el market de Android hay que utilizar, antes que una serie de recursos específicos, una manera de pensar la semántica del sistema de palabras clave que debemos formar equilibradamente como un ecosistema, incluso, variable.

Una vez hecha esta aclaración, nos vemos obligados a pensar entonces en la necesidad imperiosa de plantear todo (aplicación, site del desarrollador, campaña de difusión en espacios relevantes propios y externos, redes sociales y demás) como un conjunto de acciones que podemos englobar bajo el concepto de Branding.

Finalmente, el posicionamiento a secas no tiene mayor utilidad aislado de todo lo demás. Si es que alguna vez la tuvo, eso ocurrió cuando internet no tenía el nivel de madurez que hoy tiene. Tratándose de aplicaciones móviles para un sistema operativo tan difundido como Android, y a su vez, tratándose de dispositivos móviles -donde todo ocurre más rápido- la estrategia de Branding -que, insistimos, debe superar por mucho al mero posicionamiento, asimilándolo como una de sus ramas neurálgicas- tiene que incluir una dosis alta de experimentación.

El posicionamiento para el market de Android implica un complejo y equilibrado sistema de relaciones de discurso comunicacional, tecnología, estadísticas, planificación y demás análisis que no se pueden dejar de lado al momento de plantear la posibilidad de realizar una aplicación.
Digámoslo, el mercado está lleno de aplicaciones que llegaron a ser tal sólo como meros experimentos realizados nada más que para explorar las funcionalidades tecnológicas, y no las de la comunicación que los dispositivos móviles hacen posible.

Es por ello que resulta tan tajante la diferencia entre las aplicaciones de alta calidad y las de baja calidad: mientras las primeras exhiben un altísimo desarrollo de todas sus potencialidades (en cuanto a la tecnología pero también en cuanto a su comunicación), las segundas adolecen del factor comunicacional.

Solamente atendiendo a todos estos criterios será posible sortear las dificultades que representan la monetización, escalabilidad y demás elementos globales que son determinantes al momento de evaluar un proyecto general de apenas una aplicación móvil.

Claves para el Posicionamiento SEO 2013

Hemos observado cómo han variado algunos resultados de búsqueda durante el año 2012 y cómo otros no han variado, aún. Las actualizaciones regulares que hace Google sobre su algoritmo, según ellos mismos dicen, apuntan a crear una serie de resultados cada vez mejor relacionados con los términos de búsqueda y para ello Google intenta marcar la pauta de cómo deben ser los sitios web en cuanto a estructura, contenido y popularidad.

Podemos nombrar algunos recursos que han sido utilizados por los SEO en un orden no cronológico para lograr posicionar distintos websites:

  • Aumentar la densidad de palabras clave
  • Localizar elementos de alta influencia y llenarlos con keywords [h1, title, description]
  • Links con anchor-text conteniendo keywords desde espacios con alta relevancia y enlaces do-follow
  • Utilización de las directivas del Page-speed para optimizar la velocidad del acceso
  • Re-escritura de las url´s, incluyendo en el principio de la misma, más keywords
  • Creación regular de nuevo contenido

Todos estos mecanismos -y algunos otros más- eran la clave para posicionar un website durante los últimos años. Pero también es cierto que es posible observar cómo sitios que no siguen ninguno de estos patrones se han posicionado alto y muy rápido. Por ejemplo, una tienda e-commerce en PrestaShop (con su enorme cantidad de errores de estructura (contenido duplicado), errores de código no optimizado, imágenes muy pesadas y mucho más) se pueden posicionar si, finalmente, “atienden” moderadamente bien al interés de sus visitantes.

Tiempo atrás el posicionamiento Seo sostenía que lo fundamental era el contenido; que si los usuarios que visitaban el site en cuestión, se quedaban un tiempo relativamente prolongado en él, navegaban muchas de sus páginas, lo recomendaban a sus amigos, difundían en otros espacios links a su contenido (un link-building realmente natural)… no había siquiera que preocuparse por hacer posicionamiento SEO, porque si el contenido es realmente entretenido, el SEO no es necesario.

Pero lo que se puede objetar -y queremos objetar- es que Google intenta definir con su política de selección qué sitio es relevante y qué sitio no lo es; tal es la naturaleza de un “ranking”: unos deben estar abajo y otros arriba y el criterio que los relaciona los decide Google y, en menor medida, los usuarios.

La forma artificial de posicionar un site es realizar una larga serie de operaciones que construyen la estructura, el contenido y la popularidad de un site, así como también la dinámica de comunicación que este tiene con sus usuarios. La forma no artificial es crear un altísimo nivel de valor agregado en su contenido: respecto a esta última opción podríamos pensar, como caso hipotético, un site de una empresa de desarrollo de juegos online que ofrece en su home una galería de juegos multi-usuario.

Los juegos podrían estar desarrollados en Flash, la publicidad podría tener lugar fuera de internet; pero si los juegos producen un altísimo nivel de adhesión y difusión automática (los propios usuarios viralizan distintos url´s en todas las redes sociales relevantes)… un caso así sería un éxito sin hacer nada para posicionarse.

Lo importante seguiría siendo, entonces, el contenido; qué es aquello que el site ofrece. No se puede entender el posicionamiento como alguna vez fue entendido: una forma artificial de lograr exponer a un número muy alto de usuarios a una serie de anuncios publicitarios, haciéndolos caer virtualmente en una emboscada, prometiendo que encontrarán lo que vinieron a buscar.

Esta forma de pensar el posicionamiento SEO deriva de las prácticas de spam vía email -que fueron la primer forma de spam que conocimos-; pero el posicionamiento SEO ha ido mutando a lo largo de los años y no sin cierta independencia tanto de los posicionadores como del propio Google.

Quisiéramos que el 2013 sea el año de los usuarios. Si se cumple esta expectativa, las marcas serán las que con su calidad de comunicación ["humana"] salgan beneficiadas, más allá de cualquier resultado de búsqueda, porque si una empresa ofrece genuinamente un servicio de comunicación social a través de las redes con un altísimo valor agregado a partir de la creatividad… no necesita Posicionamiento SEO.

Las empresas tienen la oportunidad de crear contenido de valor -por ejemplo, para venderlo; aplicaciones móviles- o crear artificialmente visitas aunque el contenido no sea muy atrayente y desesperarse por retener la mayor cantidad de tiempo posible al usuario haciéndolo girar en pos de una zanahoria.

Unir E-Commerce, Posicionamiento y Mkt Digital

En general, los proyectos de e-commerce requieren una inversión inicial muy alta para poder alcanzar un mínimo de masa crítica como para seguir funcionando, o, en el mejor de los casos, el negocio ya tiene una base muy sólida -antes de internet- que le permite resistir el tiempo suficiente como para que los antiguos y/o nuevos usuarios/clientes puedan adentrarse en las comodidades que supone el comercio electrónico.

El posicionamiento, ciertamente, no se suele utilizar para posicionar tiendas de e-commerce. Quizá debido a que, en materia de posicionamiento, no existe ninguna garantía de que un sitio pueda alcanzar un nivel superlativo en relación a un grupo de palabras clave. Y, por otro lado, la mayoría de los sitios e-commerce no tienen su estructura correctamente optimizada como para tener un mejor ranking en los resultados de búsqueda.

Sin embargo ¿es posible unir posicionamiento e e-commerce? Sí, pero es muy importante hacer un análisis previo de todas las condiciones donde la tienda deberá operar para determinar qué probabilidad de éxito puede tener; rubro, competencia, recursos de administración y gestión de ventas, situación geográfica y demás.

También es muy importante observar que los internautas -las personas que en general usan internet- tienen ya un perfil que los hace un poco diferentes a los clientes tradicionales; sean quienes sean, en internet se da un tipo de comunicación radicalmente diferente al tradicional, donde son los usuarios (muy activos) quienes encuentran a las tiendas online y no ya las tiendas las que salen a cazar clientes.

Internet, no es ya un terreno donde se pueda ejercer ningún poder de cohesión para forzar una venta; este es un cambio de paradigma: Los usuarios buscan lo que quieren comprar y usan, como es de esperarse, los buscadores para encontrar lo que buscan -y allí el posicionamiento en Google es determinante- o, en otros casos, utilizan las redes sociales para obtener recomendaciones de “amigos”.

El punto clave está, entonces, en el plan de marketing digital que una todas estas variables de una manera ordenada.

El posicionamiento, en combinación con una estrategia de marketing precisa puede definir espacios de atracción de potenciales clientes preseleccionados para ofrecer un producto específico (con muchas búsquedas en Google) para ofrecer, en ése mismo lugar, productos de marcas alternativas que se pretende vender como segunda opción: es decir, atraer a los visitantes entorno a un concepto, para vender los productos que se desean vender masivamente.

Y esto no se trata de ningún engaño. En absoluto, sería como exhibir el producto que atrae todas las miradas, pero rodeado de productos con algún diferencial positivo respecto del producto estrella. Y, así como se pueden planificar los escenarios entorno a productos, se pueden definir categorías.

Desde el punto de vista del posicionamiento en Google, al tratarse de una tienda e-commerce, la mayor parte de las visitas orgánicas provienen de nombres de productos, no de categorías; lo cual dificulta el posicionamiento de una única categoría, por ejemplo “zapatos de mujer”. En general, como decimos, los usuarios que hacen alguna búsqueda ya saben qué zapatos buscar. Posicionar, implica entonces, posicionar productos específicos, porque las búsquedas ya lo son.

El marketing digital es la disciplina que debe extender un poco sus fronteras para asimilar de manera positiva la forma de adecuar la dinámica de venta y promoción de productos online y los recursos técnicos -muy técnicos- propios del posicionamiento. Seguramente es un proceso de adaptación muy arduo, pero esto es así porque la tecnología avanzó demasiado rápido como para poder ser asimilada por los negocios, y fueron los usuarios quienes primero se adaptaron.

La técnica que implica internet en sí, las herramientas de marketing digital, el análisis de las estadísticas y los recursos del posicionamiento parecen, aún hoy, elementos creados para empresas macro y no para emprendimientos pequeños, lo cual es falso, porque las nuevas técnicas de comunicación onlin sirven para simplificar procesos que serían muy costosos y difíciles de lograr.

Posicionar en Redes Sociales

Hoy en día, los usuarios de las redes sociales más populares pugnan por destacarse sobre el resto: hacen posicionamiento sin un fin comercial directo o patente, porque buscan destacar su identidad -en general, personal- y no la identidad comercial que no tienen.

¿Representa esto un problema para las marcas que también desean posicionarse en las redes sociales? Quizá sólo como una especie de ruido de fondo, o algo peor que eso, porque quizá el grueso de las comunicaciones en las redes sociales están cifradas en el código de los usuarios; y, como venimos sosteniendo en este blog, ellos son los verdaderos dueños de internet, y no las marcas.

Por seguro que la técnica del posicionamiento web no tiene la menor oportunidad de instumentarse en las redes sociales; aclarémoslo: sí existe un uso instrumental de las redes sociales para el posicionamiento web que consiste en utilizar como herramientas satélite las páginas (o fan-page) asociadas a un site principal, en particular, porque la relevancia de las fan-pages o canales de Youtube son altísimos.

Pero lo que queremos señalar es que el cambio radical que implica la superación del estado primitivo de internet -modelo de comunicación heredero del esquema broadcast-, por el estadio superior: red social, no eyecta a otro plano totalmente diferente: pasamos de una comunicación de tipo árbol a una comunicación de tipo red.

En un árbol no es posible saltar de una rama a la otra; para lograrlo, es necesario ir hacia arriba en la estructura y luego dirigirse hacia el nuevo destino. En cambio en una red, no podemos sino pasar de una parte a otra parte; no existe un tronco principal desde donde salen todos los mensajes o por donde todos los mensajes deben pasar sí o sí. Dos usuarios pueden no cruzarse nunca, en un árbol, en cambio, todos están necesariamente relacionados.

Someramente identificados los problemas, ¿cómo es posible crear efectos de posicionamiento si no tenemos una estructura ordenada de manera jerárquica, como sí se presenta en un árbol? Además, en lo que concierne a una marca y a su perspectiva de ventas, es obvio que una red social es un escenario de recomendación y/o de captación de nuevos prospectos… mucho más que la respuesta algorítmica que un robot da para una palabra o frase clave.

Para posicionar una marca en las redes sociales tenemos, hasta ahora, sólo una opción que consiste en dos partes: entretenimiento y viralización, es decir, entretenimiento que se viraliza. El componente clave del entretenimiento es la creatividad. La creatividad debe alcanzar el estadio de síntesis entre uno o varios aspectos de una marca y las acciones que el entretenimiento propone.

El proceso de síntesis consiste en tomar dos elementos y conservar, suprimir y elevar sus identidades parciales para obtener una totalidad superior, donde la individualidad de cada uno es, precisamente, conservada aunque suprimida y a la vez, elevada a un estadio de síntesis donde sea posible reconocer, en nuestro caso, los rasgos de una marca pero también, sea percibido como entretenimiento.

Así expresado resulta muy complejo, pero no hay otra alternativa en el contexto de una red social, como lo acabamos de explicar, porque el tipo de conexión que implica una red social no permite la circulación centralizada de mensajes.

En las redes sociales hay tres formas básicas de comunicación:

  • 1. Entre usuarios: para comunicarse con amigos o conocer nuevos.
  • 2. Entre Marcas y usuarios: basadas en el modelo de comunicación gráfica
  • 3. Entretenimiento: juegos, herederos de los juegos electrónicos

Pues ninguna de estas vetas ha sido alguna vez sintetizada por un estadio superior.
Posicionarse en una red social implica, en principio, definir correctamente los objetivos una vez reconocidos con claridad y precisión matemática y comunicacional la forma correcta de comunicar online la identidad de una marca -siempre, en el contexto de las redes sociales, en términos de entretenimiento-.

Marketing de Guerrilla

El marketing de guerrilla, como tantos otros recursos del marketing, no es realmente nuevo. Aquello que hace que parezca algo novedoso principalmente es la tecnología, o al menos, eso es lo que nos ocupa en esta entrada.

Lamentablemente, la forma en que el marketing digital comunica es mayoritariamente anticuada. Una célula de marketing debería ser muy superior a un anuncio de texto en cuanto a la riqueza de su comunicación, incluso aquellos que meritoriamente son ingeniosos.

Justamente, allí apunta una de las dos aristas del marketing de guerrilla: el lugar y el momento y, en especial, la forma en que ocurre la intervención es mucho más que un anuncio de texto, pues se nutre de la emotividad, del efecto sorpresa o de ambas al mismo tiempo, para producir una lectura mucho más vital del mensaje publicitario.

La otra arista del marketing de guerrilla consiste en que, al nutrirse de las herramientas tecnológicas de comunicación digital, crea un abanico muy grande de posibilidades que trascienden el concepto propio del marketing, pues no necesariamente será percibido como un elemento de la comunicación de marca dado que, muy precisamente, centra su fuego sobre el prospecto potencial.

En el Marketing Guerrilla se hace aún más patente lo que venimos sosteniendo en casi todas nuestras entradas: el usuario como tal, es un usuario antes que ser un comprador potencial. Su entretenimiento es, hay que decirlo, más visceral cuanto más real se vuelve. De modo que en las coordenadas más precisas de las acciones de marketing más fuertes emocionalmente se encuentra el Marketing de Guerrilla.

Aunque es necesario aclarar que la introducción de recursos tecnológicos en la lógica de la comunicación de Guerrilla está aún en su etapa experimental, también sería importante destacar que el Marketing Guerrilla nunca debería abandonar esa condición: la de ser 100% experimental.

Esto nos aleja aún más de la idea tradicional del marketing como ciencia que optimiza los procesos de venta y nos acerca más a la publicidad, porque muy claramente el marketing de guerrillas sirve más a los propósitos de una marca, o más bien, al entretenimiento de los usuarios en primer lugar y secundariamente a la comunicación de la marca.

Con todo lo dicho, nos queda plantear más preguntas que respuestas, pero así lo pensamos porque las redes sociales avanzan demasiado rápido, es decir, sus usuarios crean millones de intervenciones, revelando sus comportamientos. Los que llevan el ritmo a su extremo vertiginoso son los usuarios, y las marcas deben comprender que van rezagadas respecto de su público.

Por lo demás, parece ser que el marketing guerrilla está pensado más para start-ups que para marcas ya establecidas. Quizá porque el riesgo para una start-up es cosa de todos los días. Y, de hecho, el nacimiento de esta forma de comunicación callejera, no tuvo la intención de volverse exclusivamente comercial sino que pregonaba su mensaje con un cierto aire de ilegalidad y en especial de horizontalidad.

La comunicación digital se vuelve cada día más compleja y, como decíamos en la entrada anterior, el valor de la experimentación es fundamental para lograr sobresalir y diferenciarse del resto de la comunicación. La experiencia del marketing de guerrilla nos permite proyectar una marca más allá de los límites del control estadístico y precisamente por ello es una herramienta mucho más potente, aunque sea arriesgada.

La Publicidad y el Marketing en las Redes Sociales

Definir una estrategia de marketing en redes sociales es directamente imposible si no se comprende en su cabal dimensión la complejidad de las variables que intervienen en el proceso de comunicación en internet.

Los códigos de la publicidad tradicional, el marketing como herramienta de ventas no son, al día de hoy, lo suficientemente conservadores como para prestar la suficiente flexibilidad y rapidez que requiere la creación y la gestión de una campaña para una marca en internet.

El punto por donde pensamos sería clave comenzar es el tecnológico: la tecnologías de comunicación cuentan hoy con recursos que ninguna campaña de publicidad y/o marketing pueden utilizar. No hay en las agencias un departamento especializado en tecnologías. De modo que los recursos tecnológicos y los recursos de comunicación no se tocan, no se comprenden recíprocamente.

Y esto es fácilmente verificable: las redes sociales más grandes del mundo surgieron como proyectos casi personales de inexpertos en comunicación, e incluso, sin saber en lo habrían de convertirse años más tarde. Y de algún modo, las marcas están hoy atravesando una situación parecida, a saber: la tecnología y las nuevas formas de comunicación que implican, no son correctamente explotadas.

Entonces, el punto clave que pensamos debe ser el primero a determinar consiste en una pregunta o una serie de preguntas.
Para cada marca en particular ¿dónde están ubicadas las coordenadas donde convergen comunicación y tecnología? ¿cuál es el objetivo a cumplir, en el nuevo contexto digital social y en las redes que no sean la mera ocupación de espacios de promoción directa de productos -lo cual, nos suena primitivo-?

Si bien una parte de la pregunta se responde por sí sola, o bastaría para responderla utilizar los criterios de una estrategia sólida aunque tradicional, hay otra parte que no. La parte difícil de responder pareciera que sólo puede responderse con casos particulares de campañas creativas de publicidad y marketing “geniales” que alguien ya haya resuelto.

De alguna manera, si tuviéramos a la vista casos así, nos sería más fácil visualizar dónde y cómo ocurre la tan deseada convergencia entre comunicación y tecnología.
Si bien las agencias internacionales de mayor prestigio están trabajando en este sentido, hay dos hechos que pensamos deben ser los primeros en acercarse a la respuesta: los usuarios y el entretenimiento interactivo.

Una red social -supongamos facebook- no es más que un sistema de email abierto: una bandeja de entrada común (el muro) a un grupo de contactos donde los emails (post´s) ya están abiertos. Y, como sabemos, los emails son privados o personales, de modo que la comunicación de las marcas allí no puede desenvolverse como si estuviera en su propio espacio: porque el espacio de un usuario de una red social es su espacio.

Por ello decimos que la clave es el entretenimiento, porque los usuarios utilizan las redes sociales para entretenerse -o para aburrirse, en muchos casos-, y el entretenimiento al que nos referimos va más allá de los games; utilizar estructuras de comunicación basadas en juegos, en las redes sociales, es un efecto rebote, previsible y hasta conservador a la verdadera necesidad de entretenimiento de los usuarios.

Entonces, pensamos en plantear el problema de la publicidad online desde dos perspectivas que debemos integrar con urgencia: tenemos herramientas tecnológicas que nos permiten hacer una increíble variedad de cosas y tenemos usuarios de redes sociales que tienden casi exclusivamente a la comunicación personal.

La experiencia vivida de un usuario de una red social ocurre en tres dimensiones, allí donde está su cuerpo, es decir, donde están sus emociones; y para lograr un mayor engagement de marca es mejor esta opción que la opción bidimensional del anuncio plano del periódico de 60 años atrás.

Videos Virales y los dueños de internet

Hasta hace muy poco tiempo, los videos virales tenían una posición casi marginal respecto del flujo principal de producción y difusión de lo que fuera audiovisual. Pero los usuarios de internet, genuinos y voluntarios espectadores de estos nuevos videos virales plantean una serie de interrogantes que nos proponemos analizar en este post.

Un video viral puede ser un instrumento de marketing digital o de una campaña publicitaria online. Pero la aplicación de un video viral que nos parece más interesante se verifica cuando se lo utiliza en una campaña publicitaria, porque históricamente las agencias de publicidad han sabido crear y explotar al máximo piezas audiovisuales y no lo pueden hacer hoy -al menos no de la misma manera- cuando la plataforma de exhibición es internet.

Esto es así porque existe una enorme diferencia en cuanto al lenguaje audiovisual que utiliza un comercial de televisión y un video viral.
Una serie de diferencias:

  • Internet es de los usuarios.
  • Una marca online está expuesta al juicio de sus usuarios.
  • El lenguaje propio de internet es una síntesis entre lo doméstico y lo informático.
  • Producir para internet no permite inflar los costos de producción.
  • La volatilidad de un comercial es muchísimo más alta online.

Como decíamos en el entrada anterior, la diferencia en cuanto al uso del lenguaje es aquello que le impide a las marcas entrar en la vida de los usuarios. Ningún internauta permite que ninguna marca se entrometa en sus comunicaciones sociales, porque dichas comunicaciones deben tener otro sentido: el lenguaje audiovisual de un video viral debe, sí o sí, incorporar los códigos propios de la comunicación online, no los de la televisión.

¿En qué consisten específicamente los códigos audiovisuales? Vistos desde la perspectiva de la estética cinematográfica, un código es una herramienta: el fuera de campo, la estructura narrativa, el fuera de foco, el blanco y negro y demás. Cada uno de ellos sirve para crear un sentido particular, por ejemplo, el blanco y negro remite -quizá forzadamente- al recuerdo.

Los códigos audiovisuales de los videos virales, cuando realmente están construidos a la medida de los espectadores-usuarios, adecuan cada uno de sus parámetros en función de la comunicación… insistimos, quitando del centro a la marca y apuntando al entretenimiento.

Desde ya, como puede preverse, el conocimiento teórico y práctico de los modos de utilizar los códigos audiovisuales es fundamental para lograr una comunicación efectiva con un video viral, porque el objetivo principal de un video viral es lograr un altísimo nivel de exposición a partir de su viralización, es decir, ganar espacios de difusión a partir de la propia actividad de los usuarios.

¿De qué otra manera podría una publicidad corriente lograr tal nivel de difusión?
Entender que los dueños de internet son los usuarios es el concepto desde donde se hace posible este planteo. Y porque los usuarios son los dueños de internet, cualquier marca que pretenda ocupar territorio virtual, forzando a los usuarios a visualización de sus mensajes, estará expuesta no sólo al rechazo sino también a la popularización de dicho rechazo.

Una marca podrá, entonces, volverse muy popular, para bien o para mal, según dónde y cómo se relacione con sus usuarios. Los videos virales son una muy delicada herramienta para lograr una enorme adhesión, pero también, mal utilizada, se convierte en un disparo en el propio pie de la marca :S

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.